Semana Santa en Cercedilla nevada

La Primavera y el Invierno deben llevar mucho tiempo entretenidos en nuestras montañas. La primera llegó a nuestra sierra antes de tiempo y el segundo parece que se ha quedado entre nosotros celebrando la Semana Santa. De ello da fe la gruesa capa de nieve que cubre nuestras cimas y aún nuestros piedemontes. El camino de Majavilán a la Fuenfría, despojado en algunos de sus tramos de su honroso rango de calzada romana, apenas si asomaba entre la nieve. La subida a Peña Bercial era ya dominio de alpinistas sin miedo al mundo blanco, el que aparece cuando la nieve y la niebla se mezclan en las alturas. Y la senda de los Alevines puso a prueba nuestra capacidad de progresión en ese mundo hostil y sin embargo irresistible que es la montaña invernal. No siempre hemos superado esta prueba y así, supimos retirarnos con triste entereza cuando la nieve polvo cambió tanto el aspecto de la senda Herreros que nos fue imposible acertar con este camino legendario. Nada nos preocupe; el cielo es quien decide en la montaña y nosotros fuimos a consolarnos a las aguas de algún pasado Aurrulaque. La nevada incesante, el calor y el frío, la niebla espesa; todo esto ha convertido esta Semana Santa en una gran aventura guadarrameña para Goyo y para mí, y en un recuerdo de viejos tiempos, primaveras prematuras y tardíos inviernos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Rutas realizadas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s