Los Reajos

En la cima del Reajo Alto

En la cima del Reajo Alto

El pasado domingo 3 de Marzo pudimos comprobar de nuevo que hay más de una forma de disfrutar de las montañas.
Aparcamos los coches en el aparcamiento del área recreativa “Las lagunillas”. Subimos andando al puerto de Navafría y ahí nos calzamos las raquetas. En menos de una hora coronamos la primera cumbre del día: El Reventón. Había mucha nieve y buena visibilidad, lo cual nos permitió disfrutar de impresionantes vistas de nuestra sierra nevada. La subida al Reajo Capón fue especialmente hermosa porque, en vez de seguir la nieve virgen de la cuerda, seguimos una huella abierta, que nos llevó a la cima dando un rodeo por un inmenso manto blanco del que sobresalían árboles totalmente cubiertos de nieve y hielo. Desde la cumbre seguimos caminando hacia el noreste hasta llegar al Reajo Alto, la cumbre del día de mayor altitud. El viento era fuerte y gélido, el sol había desaparecido tras las nubes, el frío era intenso. Por todo ello renunciamos a la cumbre de La Muela; queda pendiente para otra ocasión más propicia.  Volvimos sobre nuestros pasos hasta el collado que separa ambos Reajos y allí comimos protegidos por un pino helado.
El mapa marca un camino desde este collado hacia el oeste, que conduce a la pista forestal que nace en el puerto de Navafría. Decidimos probar suerte y nos lanzamos campo a través por un pinar cubierto de nieve sin más camino que el trazado que los árboles dejaban practicable. A ratos nos encontrábamos con agradables corredores fáciles de seguir; otras veces teníamos que descender por pendientes breves pero endiabladas. Casi siempre seguíamos el curso de un arroyo cubierto de nieve teniendo la precaución de no caminar sobre su lecho para evitar romper los puentes y caer al agua. La bajada hasta la pista duró una hora. No todos disfrutaron de esta aventura: para algunos supuso una etapa incómoda, dura, desagradable; pero para otros supuso el mejor momento del día, el más montañero, el más auténtico. Caminar sobre la abundante nieve virgen, sin camino pero con mapa y brújula, buscando los mejores pasos, evitando los puentes, esquivando rocas y ramas: todo eso es parte de la esencia del montañismo invernal.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Rutas realizadas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s