La verdadera calzada romana de la Fuenfría

Cruce de la calzada romana con la calzada borbónica

Cruce de la calzada romana con la calzada borbónica

Los montañeros del Guadarrama conocemos muy bien la calzada romana de la Fuenfría. Es famosa entre nosotros, figura en todos los mapas y libros de la sierra, y muchos hemos dado nuestros primeros pasos montañeros siguiendo sus curvas. Por ello nos hemos llevado una gran sorpresa al ver que, en nuestro siglo XXI, los investigadores han descubierto que el trazado que hasta ahora habíamos atribuido a la calzada romana se corresponde en realidad con una calzada borbónica, mandada construir por Felipe V para viajar al Palacio de La Granja. Es más, han realizado excavaciones y han llegado a descubrir la verdadera calzada romana, cercana a la borbónica pero no coincidente, y la han señalizado convenientemente. En realidad este descubrimiento no es nuevo: en entornos montañeros ya se llevaba varios lustros oyendo hablar acerca de esta teoría; pero sólo ahora podemos corroborarla y disfrutarla sobre el terreno.

El domingo pasado nos fuimos a recorrer la verdadera calzada romana y decidimos hacerlo en sentido descendente, desde el puerto de la Fuenfría hacia Cercedilla. Para ello fuimos en el tren de las 8:00 hasta Cercedilla y desde la propia estación subimos primero por el camino Puricelli y después por el camino PRM30 hasta que llegamos al citado puerto. Allí tomamos la verdadera calzada romana en sentido sur. ¡Cuántos siglos han pasado desde que este camino fuera utilizado por última vez, pues había permanecido enterrado por capas de tierra y de tiempo!. Fue una experiencia montañera estupenda, pues caminamos por pliegues del valle por los que nunca habíamos caminado hasta entonces y pudimos observar el valle desde nuevos puntos de vista. Algunos rincones nos sorprendieron por su singular belleza. En varias ocasiones nos cruzamos con otros caminos conocidos (calzada borbónica, camino Schmidt, carretera de la República) y pudimos comprender mejor el entramado de caminos del valle. Al llegar al camino Agromán decidimos abandonar la calzada romana y dejar su terminación para otra ocasión. Subimos por el citado camino hasta la pradera de Navarrulaque, donde comimos, y desde allí cogimos el camino del Sevillano hasta Cercedilla, donde visitamos a Lorena antes de coger el tren de las 15:30 a Madrid.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Rutas realizadas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s