El segundo de los Siete Picos desde Cotos

Panorámica desde el Segundo Pico

Panorámica desde el Segundo Pico

Hace años conocí a un montañero alcarreño que un día dijo a su madre: “Mamá, mañana iremos a la montaña, caminaremos desde Valdepeñas de la Sierra hasta tal o cual pueblo”. A lo que su madre respondió: “Cuando yo tenía tu edad recorría ese mismo camino, pero no lo hacía por diversión, como tú; lo hacía por necesidad, para traer la compra a casa”.

Ese diálogo muestra una realidad ya conocida para los montañeros: algunos caminos de hoy datan del pasado, a veces del pasado remoto. A veces se recorrían por necesidad, otros por diversión, en especial por gente pudiente. El pasado domingo recorrimos dos caminos antiguos: el Camino Viejo del Paular y el Camino de las Pesquerías. Fuimos en autobús hasta el puerto de Cotos y desde allí recorrimos el Camino Viejo de El Paular en dirección Oeste, hoy utilizado para el trazado del GR10. Se trata de un camino utilizado antaño para ir al citado Monasterio desde tierras segovianas. Una vez llegados al río Eresma, cogimos el camino de las Pesquerías, trazado por el rey Carlos III como recorrido entre varios lugares del valle, y que pasaba por lugares apropiados para la pesca. Hoy en día también se ha utilizado para continuar el GR10. En un punto concreto del camino tomamos una desviación que sube en fuerte pendiente hasta la pradera de Navalazor, con su bello mirador natural sobre el valle de Valsaín. Continuamos después por el camino de Lumbralejos hasta la desviación que nos lleva a la pradera de Navalaviento, desde la cual subimos hasta alcanzar el camino de los Cospes y después el camino Schmidt hasta el collado Ventoso.

Pradera de Navalaviento

Pradera de Navalaviento

Desde ahí, un último repecho nos situó en el segundo de los Siete Picos, desde donde vimos unas espectaculares vistas.

Subiendo al Segundo Pico

Subiendo al Segundo Pico

En la cima

En la cima

Bajamos a comer a la pradera de Majalasna, y después bajamos a Cercedilla para coger el tren de regreso a Madrid, no sin antes saludar a Lorena.

Pradera de Majalasna

Pradera de Majalasna

En resumen: enlazando diversos caminos serranos, algunos de ellos históricos, hicimos una ruta variada y bonita. Todos piensan que la hacemos por diversión. Pocos saben que en el fondo es una necesidad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Rutas realizadas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s